Uncategorized

Parto

Llanto

en vientre de entrañas doloridas.

 

Sangre de mi sangre

huele a carne de mi
carne.

 

Todavía en el cordón

río rojo que corre

y el mar alimenta

 

Llanto sordo entre las piernas se desliza.

 

Caliente su cuerpo contra el mío

y ojos azabaches me reconocen.

 

Yo sé de ella también.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s