poemas otros autores·Sobre libros

Jorge Olivera, un poeta Uruguayo

 

 

Me he asomado a la poesía del escritor uruguayo afincado en Madrid, Jorge Ernesto Olivera (1964 en la ciudad de Treinta y Tres, Uruguay).

mde
fotograía Isabel Montero

 

 

Entre otras cosas, Jorge Olivera es autor de “Poemas del desierto de Mojave” , con el que obtuvo el Premio Gerardo Diego 1993 de la Diputación de Soria. “Labios de Poniente “(2000), Premio Municipal de poesía de Montevideo, 1997 y Mompracen (2002). Tiene además publicados relatos, ensayo y un largo etcétera que es mejor descubrir de la mano de sus libros y su pluma, su voz y su palabra siempre certera.

Se doctoró en la universidad Complutense de Madrid y actualmente ejerce como profesor en una prestigiosa universidad de esta misma ciudad.

 

Lo que he sentido al tener la literatura de Jorge en las manos lo resumo con una cita del escritor vasco Kirmen Uribe:

Hay un miedo que sin aviso nos invade por completo.

Como los albatros de febrero en los acantilados,

Bada beldur bat abisurik Gabe eta erabat hartzen gaituena,

Otsaileko albatrosak itsalabarretan bezala.

Kirmen Uribe (Colección Visor de Poesía)

“Mientras tanto cógeme la mano” / “Bitartean Heldu eskutik”

 

 

La escritura de Olivera es la emoción en estado puro. En sus obras la poesía es la propia poesía. La palabra su propia voz. Su lenguaje es origen de la idealidad que como afirma el filósofo Don Emilio Lledó esta idealidad es la forma suprema de la libertad, de la creatividad.

Jorge Olivera se relaciona con el texto y el texto así mismo con el lector en una forma de producción e interacción universal. En un ininterrumpido movimiento de instantes, que se fijan en el paladar, sabores que van y vienen en una perfecta comunión poesía/humanidad.

Palabras que se convierten en poemas que no quedan anclados, sino que avanzan en un continuo en su trabajo, en una incesante búsqueda de formas o “performas” tan solo de palabras, que combinan en escena expresión y sentido. Su capacidad de reflexión sobre el lenguaje, su uso, el conocimiento de sus limitaciones nutren la genialidad de su obra.

 

El primer libro que encontré de Jorge Olivera fue “Kayac y otros poemas”

Publicado en Amargord (2011)

cof
fotografía Isabel Montero

 

Habló la hechicera, rema, dijo,

mientras hería al animal

cuchillo abajo por el pecho,

bate alas a ritmo de danza

El ave muerta ya…

 

 

…y el kayac bajo mis pies

en el cristal

la voz cantaba…(fragmentos de “Kayac y otros poemas”

 

La poesía de Jorge viaja en Kayac, surca el océano, navega ríos, crea mundos para seguir navegando, avanzando en la estrechez de esta embarcación, a la vez rápida, pero insegura.

Su voz es la voz así crecida desde el pirata reconquistando Mompracen, buscando sirenas

 

las he visto desnudando la aurora

alejarse entre muchedumbres de delfines

raspar el agua como aviones de titanio

surcar el cielo como barcos entrevistos al filo del horizonte…

mde
fotografía Isabel Montero

Y no había sirenas…

Su voz, es la voz que crea mundos, mundos imaginarios, o no. Crea efectos desde un no ser a ser. Su lenguaje es el efecto de una memoria y mundos imaginarios, mundos que a su vez nos transportan, seguramente en un viaje en kayac.

Isabel Montero

“Kayac y  Otros poemas” Jorge Olivera, Editorial Amargord

http://www.casadellibro.com/busqueda-generica?busqueda=kayac&nivel=5&auto=0&maxresultados=1

“Poemas del desierto de Mojave” Jorge Ernesto Olivera Olivera Premio Gerardo Diego

https://www.iberlibro.com/servlet/SearchResults?sts=t&tn=poemas+del+desierto+de+mojave

noticias·Pensamientos·poemas otros autores

hoy es hasta luego

Mis queridos amigos artistas y seguidores, como os digo en el título, hoy,es  hasta luego.

Ya va avanzando julio y el calor en Madrid y se nos mete en las entrañas. Ha llegado el momento de hacer un parón veraniego para volver en septiembre. Esta mañana me decía mi padre, “mira hija, ya toca chapuzón y sombra”. Y tiene razón. (Gracias por el consejo aita) y dedicado entonces a él, a mi padre, un polifacético y gran artista autodidacta, Ángel Montero Romero de 88 años, ese padre que me dio la vida y tantas cosas para aprender y a veces desaprender, os dejo pare él y para vosotros, el vídeo de el recital del grupo poético de la biblioteca municipal Iván de Vargas de Madrid; Recital que se celebró en esta pasada primavera de 2016 para conmemorar el día del Libro y el día de la Poesía.

Deseo que os guste. Y no me pidáis por favor saber en que minuto salgo:))), merece la pena escuchar a los poetas… Sí, dejad que hablen, dejad que griten los poetas.(Isabel Montero)

Feliz verano a todos y nos encontramos de nuevo en septiembre, aquí dentro de la red. Gracias a todos por estar siempre ahí formando esta familia que somos.

poemas otros autores

El poema, José Angel Valente

 

 

 

El poema


Si no creamos un objeto metálico
de dura luz,
de púas aceradas,
de crueles aristas,
donde el que va a vendernos, a entregarnos, de pronto
reconozca o presencie metódica su muerte,
cuándo podremos poseer la tierra.

Si no depositamos a mitad del vacío
un objeto incruento
capaz de percutir en la noche terrible
como un pecho sin término,
si en el centro no está invulnerable el odio,
tentacular, enorme, no visible,
cuándo podremos poseer la tierra.

Y si no está el amor petrificado
y el residuo del fuego no pudiera
hacerlo arder, correr desde sí mismo, como semen o lava,
para arrasar el mundo, para entrar como un río
de vengativa luz por las puertas vedadas,
cuándo podremos poseer la tierra.

Si no creamos un objeto duro,
resistente a la vista, odioso al tacto,
incómodo al oficio del injusto,
interpuesto entre el llanto y la palabra,
entre el brazo del ángel y el cuerpo de la víctima,
entre el hombre y su rostro,
entre el nombre del dios y su vacío,
entre el filo y la espada,
entre la muerte y su naciente sombra,
cuándo podremos poseer la tierra,
cuándo podremos poseer la tierra,
cuándo podremos poseer la tierra.

José Ángel Valente
(El inocente, 1970).

 

Vídeos Subidos de Internet.

 

poemas otros autores·Sobre libros

Luz Velada, Isabel Férnandez Bernaldo de Quirós

IMG_1844

Foto Isabel Montero

Primero fue “Al  son de las mareas” y ahora “Luz Velada”.

Felicidad

El poder de la ambrosía.

¡Dos Gotas!

(Luz Velada) Isabel Fernández Bernaldo de Quirós

Este último se acaba de presentar el seis de noviembre en Madrid. Sí ya Ia autora nos impacta, nos emociona con su primer poemario con “Luz Velada” consigue que la penumbra se ilumine, que las palabras se enciendan.

Fue una presentación en un marco incomparable: Biblioteca Pública Eugenio Trías de Madrid, en el Parque del Retiro, bajo el cielo de las hojas que enrojecen y amarillean en cadencia y llueven  casi en letargo,en pequeñas gotas sobre nuestras cabezas  en un otoño cálido. En esa tarde, en ese marco, Luz Velada se hizo luz.

Potentes palabras en una cálida voz de amiga Isabel Fernandez Bernaldo de Quirós.

Luz Velada se presentó por dos excelentes poetas; Pablo Mendez ( Editor de Vitruvio) y Julie Sopetrán ( Premio Lletras de Oro con El tiempo habitado).

Admirable Julie, ¿Es luz opaca la luz que nos ofrece hoy Isabel en su poesía?…

Un acto bello en un tiempo que por un momento parece que se detiene

o nos transporta o nos ilumina y embellece. Un tiempo con luz Velada.

Pasiones

Se pueden vivir pasiones durmiendo 

que ni en sueños se puede uno imaginar.

Luz Velada. Isabel Fernández Bernaldo de Quirós.

Ediciones Vitruvio

Desde este blog Epifanía en la Luna,dar la enhorabuena y desearle lo mejor a Isabel .Que las palabras de su Luz Velada se derramen en cascada y emocionen tanto como a mi me han emocionado.

Y dar las gracias por hacer posible que disfrutara tanto aquella tarde a Isabel y a Julie. Un fuerte abrazo

nominaciones y premios·noticias·poemas otros autores

Luis Alberto de Cuenca, Premio Nacional de poesía 2016

After Bath Desnudos, Pintura Edgar Degás
After Bath Desnudos, Pintura Edgar Degás

Entre las ramas de tu cuerpo

no puedo ver el mar,

amor.

Palomas y abedules.

Embarcar de grumete en un barco negrero

con el alba.

Farewel (1972). Luis Alberto de Cuenca

Luis Alberto de Cuenca (1950) poeta madrileño,fue galardonado  el pasado lunes 28 de septiembre con el Premio Nacional de Poesía por Cuaderno de vacaciones (Visor). En esta obra el autor reflexiona con sus versos sobre la soledad, la vejez y la muerte. “Soy un poeta de linea clara que se está volviendo oscuro”(Cita El Pais, edición digital,29 de septiembre)

poemas otros autores

Apuntes en torno a Sylvia Plath

th (7)

Escritora estadounidense, Sylvia Plath es una figura enigmática no sé si por su vida envuelta en intentos de suicidio, su suicidio culminado, sus poemas algunos pensados para ser recitados, su precocidad en la escritura, ocho años para el primer poema, su matrimonio turbulento con el afamado escritor Ted Hughes, la prematura muerte de su padre que marcó de alguna manera su caminar, y a ciencia cierta no está claro el porqué, su temperamento oscilante que se mueve en la subida y bajada del andamio en la fachada de un edificio en construcción,  su relación con la locura, su caracter que hace real la prohibición a su madre de no volverse a casar obligándole a firmarlo por escrito siendo solo una niña. Sylvia Plath prosista, poeta, dibujante e icono feminista. Sylvia una poeta que me fascina. Sylvia más allá de los mitos. Sylvia la poeta maldita

He escogido un texto que pertenece al universo “ego solus ipse”. Un poema sobre el que me gustaría oir vuestras voces en los comentarios de este blog. Un poema que me eclipsa y me arrebata.

Soliloquio de un solipsista (1956)

¿Yo?

Camino a solas;

la calle a media noche

se prolonga bajo mis pies;

cuando cierro los ojos

todas estas casas de ensueño se extinguen:

por un capricho mío

la cebolla celestial de la luna cuelga en lo alto

de los hastiales.

Yo

hago que las casas se encojan

y que los árboles mengüen

alejándose; la traílla de mi mirada

hace bailar a las personas-marionetas

que, ignorando que se consumen,

se ríen, se besan, se emborrachan, sin sospechar

igualmente que, cada vez que yo parpadeo,

mueren.

Yo,

cuando estoy de buen humor,

doy a la hierba sus colores

verde blasón y azul celeste, otorgo al sol

su dorado;

pero, en mis días invernales, ostento

el poder absoluto

de boicotear los colores y prohibir que las flores

existan.

yo,

se que tu apareces

vivida a mi lado,

negando que brotase de mi cabeza,

clamando que sientes un amor

lo bastante ardiente para experimentar la carne real,

aunque salte a la vista,

querida, que toda tu belleza y todo tu ingenio son dones

que yo te concedí.

Sylvia Plath